Serpientes de Costa Rica

Con más de 2900 variedades conocidas, Costa Rica posee una rica variedad de serpientes que componen una gran parte de su fauna. Con más de 139 especies entre las cuales hay una gran cantidad de especies autóctonas, estos versátiles reptiles representan un porcentaje superior a la mitad de la población de reptiles de este rico país.

¿Le gustaría conocer más acerca de las fascinantes serpientes de Costa Rica? ¡Quédese con nosotros!

Serpientes de Costa Rica

Reptiles dominantes

La amplia variedad de ecosistemas en este país es responsable de una gran cantidad de especies adaptativas de todo tipo. Siendo más del 60% de la población de reptiles en el país, las serpientes han aprendido a ajustarse a la diversidad de biomas en toda Costa Rica.

Sorprendentemente estas estadísticas se ven dominadas por más de 115 serpientes no venenosas, mientras que el resto se divide en diferentes niveles de peligrosidad.

Su rol es primordial en la naturaleza del bioma en que habitan, que van desde las planicies y zonas accidentadas geográficamente hasta las cercanías al mar y a las regiones volcánicas.

Cada uno se ha convertido en un principal agente para reducir la propagación de especies invasivas y plagas como los ratones, y algunas como la Clelia clelia contribuyen a la regulación de las especies de serpientes venenosas. ¿Qué hay de estas grandes variables de serpientes?

Serpiente de coral, en Costa Rica
Serpiente de coral, en Costa Rica

Especies Venenosas

Existen más de 20 especies de serpientes venenosas a lo largo de todo el país. Si bien es el grupo minoritario, son bastante conocidas por su nivel de peligrosidad y de atractivo científico. Entre ellas podemos contar las siguientes:

Lee también:  ¿Cuál es la capital de Costa Rica?
  • Coral de Costa Rica: Una de las especies más conocidas, habitan zonas adyacentes al Mar Caribe y el Océano Atlántico. Posee una característica paleta de colores compuesta por tonalidades amarillas, negras y rojas de una intensidad brillante. Su picadura puede ser mortal.
  • Pajarera: Pertenece al grupo de serpientes arborícolas, y posee un veneno que se extiende de forma lenta y dolorosa. Posee la costumbre de permanecer aislada entre las hojas de los árboles en posición de cacería.
  • Matabuey: Se conocen ejemplares de esta especie que poseen una longitud superior a los 4 metros, lo que la hace parte del grupo de víboras de mayor longitud a nivel global. Poseen un característico cascabel al final de su cola que actúa como una alerta de que se siente intimada.

Si bien entre las serpientes de Costa Rica existe una amplia variedad de ejemplares similares a las mencionadas anteriormente, la mayoría de estas pertenecen a un grupo diferente.

Especies No-Venenosas

Con una cantidad de especies superior a las 130, este es grupo más amplio. Entre las más conocidas se encuentran las siguientes:

  • Boa Arcoíris: Su nombre se debe a la fascinante iridiscencia que se forma cuando sus escamas están expuestas a la luz natural, lo que la convierte en una de las más atractivas en el mercado negro de especies exóticas.
  • Coral Falsa: Al igual que la conocida Zopilota, esta curiosa especie tiende a ser la predadora natural de otras especies de serpientes. Se encuentra entre los primeros puestos de la cadena alimenticia de la zona por su característica fuerza y su método de cacería.

No hay dudas de que las serpientes de Costa Rica son uno de los grupos más interesantes en lo relacionado a la biodiversidad de Latinoamérica, siendo un exponente de la maravilla de este continente rico en variedad natural.

Lee también:  Características geográficas y culturales de Costa Rica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *